El Código de Gestión Sostenible (CGS) es una herramienta impulsada por la Fundación Garrotxa Líder a partir del año 2005 que tiene como objetivo promover la implantación de políticas de gestión socialmente responsable en las organizaciones públicas y privadas de los territorios rurales como fórmula para contribuir a su crecimiento equilibrado y sostenible.

El CGS consta de 29 artículos o compromisos que definen de forma general las medidas que deben adoptarse para implantar una política de RSE y que constituyen la declaración de principios de la empresa, y de 158 indicadores de carácter cualitativo o cuantitativo, que permiten medir el nivel de cumplimiento del articulado anterior y que son, en sí mismos, un impulso hacia la mejora continua de la empresa en términos de Responsabilidad Social Empresarial.

Fruto del proceso de revisión de contenidos realizado entre finales de 2008 y principios de 2009, el Código de Gestión Sostenible incorpora un elemento diferenciador respecto a otras guías o herramientas de medición de la Responsabilidad Social Empresarial como es la identificación de una relación específica de 46 indicadores vinculados al concepto de Territorio, que permiten poner de relieve la forma y la intensidad con que las organizaciones / actividades económicas contribuyen a su valorización y desarrollo sostenible, en términos de:

  • Fomento de la Economía Autóctona, y los recursos locales.
  • Innovación.
  • Intercooperación y establecimiento de sinergias entre actores.
  • Valorización y preservación del paisaje y del medio.
  • Fomento de la identidad sociocultural.
  • Mejora de la cohesión social y la calidad de vida de las personas.

El conjunto de estos indicadores, identificados con las siglas IT (Indicador Territorial), aportan un valor añadido al proceso de medición de políticas y prácticas de Responsabilidad Social Empresarial en las organizaciones, ya que, por un lado, permiten que estas pongan en valor las especificidades y singularidades del territorio donde están ubicadas (identidad territorial como palanca de diferenciación en un mundo globalizado) y, por otro, la forma como contribuyen a la creación de un entorno sostenible, altamente competitivo y socialmente cohesionado, con la consecuente dignificación de su función empresarial y la mejora de su reputación corporativa frente a la comunidad.

Paralelamente, la práctica mayoría del 158 indicadores del Código de Gestión mantienen correspondencia o equivalencia con uno o más indicadores de cumplimiento de RSE propuestos por la Guía G3 de Global Reporting Initiative.

-Volver-